La tienda de mundo lanar - Do It Yourself & Do It Slow

<head/>

<style>
p {font-size:80%;}

En Mundo Lanar encontrarás diferentes propuestas formativas para adentrarte en el apasionante mundo de las Fibras & Tintes Naturales desde un enfoque local, agroecológico y sustentable. La idea no es otra que relacionarnos con los textiles de una forma más consciente y saludable; redescubriendo nuestra creatividad, habilidades y destrezas; conectando con los saberes ancestrales que dieron vida a nuestros textiles durante milenios; actualizando las técnicas de acuerdo a la tecnología, requerimientos y gustos actuales; y adaptando los modos de producción en base a criterios de Consumo Responsable con el fin de generar alternativas reales a los textiles de corte artificial-petroquímico que tantos males ecológicos, económicos y sociales generan.

A diferencia de los últimos 5 años en los que hemos venido simultaneando nuestra labor de formación con la comercialización de materias primas naturales, en la actualidad nuestra labor ahora se centra en la investigación, la formación y la divulgación tintóreas, conscientes de la importancia de generar cambios por la vía del Conocimiento y la puesta en práctica del Oficio. Es por tanto mediante la investigación, la capacitación y la sensibilización, donde nuestros esfuerzos pueden ser más provechosos en el reto de consolidar el incipiente pero imparable sector de los Tintes Naturales. Tratamos con ello poner a vuestra disposición las habilidades y conocimientos necesarios para que podáis incorporar el concepto de Tintes Slow en vuestras propuestas de trabajo y creatividad textil, en contraposición al monopolio de los Tintes Químicos y sus mal llamadas versiones ecológicas.

Nos encontramos en un momento crucial en el que la nueva generación de diseñadores, artistas, decoradores, artesanos y creadores textiles –junto con investigadores, químicos, educadores, arqueólogos, historiadores, periodistas y otros profesionales– están llamados a sentar los pilares de un nuevo modelo textil sustentable capaz de replantear los modos de producción, comercialización y consumo de los textiles de masas, incluidos los pasados por el filtro del greenwashing. También sonaba a utopía cuando un puñado de soñadores comenzaron una revolución alimentaria que, en cuestión de décadas, está siendo capaz de cuestionar el modelo alimentario globalizado (que en teoría debería estar proporcionando alimentos a toda la población mundial), proponiendo en su lugar los beneficios ecológicos, económicos y sociales derivados de los productos ecológicos, responsables y de proximidad. Esa es la naturaleza de los grandes cambios: comienzan siendo algo minoritario y característico de ciertos territorios donde se dan las condiciones idóneas para experimentarlo a pequeña escala –donde nosotros decimos que se concentra en core-emocional– y acaban marcando auténticas tendencias capaces de modificar las pautas de consumo global. Y no se trata aquí de solucionar de un plumazo los males que acechan al Planeta (somos conscientes de que remamos contracorriente y nuestras aportaciones son abrumadoramente infinitesimales), sino de aportar algunos argumentos y estímulos adicionales que puedan contribuir a futuros cambios, caminando para ello en la dirección que honestamente consideramos correcta, justa y, lo que a menudo se olvida, viable. ¿Nos acompañas?